Nueve años

by - 20:40:00


Nueve   años han   pasado, desde tu partida. Nueve años extrañándote cada día. Nueve años recordándote sin medida

—¿Quién eres realmente?

Eres la persona que has marcado mí vida. El motivo de mi querida alegría, al mostrarme tu cariño días antes de tu partida.

—¿Cómo has llegado a mi vida?

Era un lunes en la mañana que llegaste de la nada. ¡Yo me encontraba adentro del aula!
Cuando mí profesora me hablaba para conocerte. — ¡Miedo! Es lo que expresaba al estar   junto a una extraña. ¡Ellos me decían que eras   mi madre! Pero no   sabían que jamás te había visto en mi corta vida. Sin más decías ¡Yo soy tu madre! ¡Madre mía! ¡Un susto me llevaría!

—¿Realmente   eras   la persona que decías o alguien que mentía?

Sabes, no entiendo porque pretendías que, a la primera yo te quería ¿Si, tú ausente siempre has estado en mi familia? Pero con el paso del tiempo   mi confianza   obtendrías para    crear una relación   entre hijo y una desconocida. Mientras disfrutamos de nuestra   compañía   en momentos de picardía. ¿Recuerdas la primera ida al McDonald? Una risa Se escuchó al ver, mi expresión de desilusión al encontrarme una simple hamburguesa.

— Madre

Sería la palabra que jamás mencionaría. Porque realmente de mi corazón, No nació. Yo no sería el que mentiría diciendo palabras frías. Tú, serias simplemente María. La que logró cautivar mi corazón cada día, con tu simpatía. Al ser parte importante de mi vida, al llenarlo de alegría sabiendo que estarías.

—Noticia

Recuerdo aquella tarde silenciosa. Dos personas bajando hacia mi casa, con sus caras demacradas. Una de ellas diciéndome: Tu madre se apaga.

—Tiempo

Quedé petrificado al escuchar sus palabras. Al no creer lo ilógica que es la vida, días antes, estaba junto a ella, riéndonos de bobadas y ahora la encontraba postrada en una cama.

—Visita

Recuerdo el momento en el que llegué al hospital. Personas ajenas me observaban con miradas compasivas. Mientras alguien decía: Tu madre ha muerto.

—Reacción

Helado, al no saber si llorar o gritar, por su pronta partida de mi vida, era un ser esencial de mí existencia. ¡Dime loco! Pero con su partida una parte de mí se apagó dejando, un profundo dolor.

CONTINUARA…

You May Also Like

0 Comments

¡Saludos! Les doy la bienvenida a mi espacio literario.¡No sean tímidos, pueden encontrar varias secciones!Antes de irte recuerda dejarnos un comentario y compartir nuestro espacio.

¡FORMA PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD!

//]]>