El salto del Ángel # 4 - Katy Molina/ Lourdes Tello

by - 13:13:00


El Salto de un Ángel - 4ª entrega

CAPÍTULO 2

Elena acomodó a Lucía en el salón de la casa dejándola sola para preparar un café en la cocina, necesitaba tomar un analgésico que calmase el atronador martilleo que se había asentado en su cabeza. Debía pensar, recordar todo lo ocurrido quince años atrás, nunca había creído en fantasmas, empezar ahora no tenía sentido. La visión del espíritu de su padre con un hacha asentada en su sien solo podía indicar que algo del pasado se le escapaba y su subconsciente parecía querer revelárselo.

Al verla llegar acompañada por la madre de Raquel, Carmen se excusó alegando que debía ir a comprar al centro comercial. No deseaba compartir ni un minuto de su vida con aquella mujer a la que aún sin pruebas que lo concluyesen, acusaba de ser uno de los culpables que provocó la precipitada muerte de Samuel. A quien ella y su marido desde su fatídico encuentro, fueron transformaron poco a poco en otra persona.

—Tengo que salir, Elena tu madre está tranquila, la he dejado durmiendo. No creo que despierte hasta dentro de una hora.

—No te preocupes, ve tranquila Carmen, no saldré de casa— la tranquilizó mirando de soslayo a Lucía a través de la puerta de la cocina.

—Está bien, aun así llevo el móvil. Llámame si sucede cualquier cosa—. Terminó Carmen abandonando la casa sin referir ni una sola palabra a la visita que esperaba paciente en el salón.

En la cocina, hastiada por la incómoda visita, Elena cogió la bandeja con los cafés y regresó con ella junto a la madre de Raquel. La oscura mujer la esperaba apoyada en el marco de la ventana con su felina mirada perdida en otro lugar, por su expresión cualquiera podía adivinar que diluida en el pasado. Aquella mujer sabía más de lo que decía, quizá el destino era el que había propiciado su encuentro aquella mañana.
—Perdona la tardanza, por favor toma asiento.

—No te preocupes Elena, lo entiendo—dijo, sin que Elena lograse adivinar a qué se refería si a ella o a la precipitada salida de Carmen—. ¿Cuéntame cómo está tu madre, mejora?

—Dentro de la inestabilidad hoy parece estable, pero no existe posibilidad de mejora. Su cuerpo, hace mucho tiempo que decidió dejar de funcionar sin sentido alguno y sus funciones cada día se debilitan más. Por desgracia parece que solo estamos esperando el funesto desenlace—.No tenía sentido mentir.

—Lamento escuchar esto —dijo Lucía tomando asiento en el sofá aceptando la taza de café que le brindaba Elena con educación, pero desgana —. Disculpa nuevamente mi indiscreción, pero creí entender antes que ha descubierto el cuerpo de tu padre ¿Cómo es posible, él desapareció hace mucho tiempo?

Elena se acomodó inquieta, no sabía si debía o no dar datos a esa mujer.

—Según parece él nunca se fue—. Decidió decir mordaz, intentando averiguar en sus gestos un atisbo de verdad, duda o miedo. — Le encontraron a las afueras del pueblo con una herida de hacha en la cabeza. Lo que demuestra que fue asesinado— dijo procurando un sutil silencio—. El inspector Taboada tiene intención de abrir el caso, incluso se plantea reabrir el expediente de Samuel, sospecha que ambas muertes pueden estar relacionadas—mintió Elena, que sin darse cuenta había decidido proponérselo al inspector.

Lucia la miraba inexpresiva, guardando su opinión bajo su gélida mirada.

—Ha debido ser terrible para ti haber descubierto esto a las pocas horas de llegar al pueblo. Ahora debo irme Elena, sé que no soy bien recibida en esta casa por tu tía y no quiero aprovecharme de tu hospitalidad, créeme que lamento todo esto.

—No es molestia y no me consta tal inimadversión hacia ti—. Volvió a mentir Elena buscando respuestas.

—Gracias Elena, eres muy amable, pero todo el pueblo parece culparnos en la discreción del silencio de la lamentable muerte de tu hermano.

—Llevo mucho tiempo fuera de Santillana y quizá eso me haya hecho ver las cosas de diferente manera, pero a menos que la nueva investigación desvele otra cosa, todo apunta que la muerte de mi hermano fue un suicidio—dijo Elena tragándose la hiel que se estaba formado en su ser. Había comprendido que si quería descubrir la verdad acerca de lo ocurrido debía acercarse a esa familia.

Al cerrar la puerta de entrada tras la salida de la bruja, Elena rompió a llorar desesperada, un escalofrío recorría su espalda, erizando el vello de su cuerpo. Mientras hablaba con Lucía, algo o alguien le había susurrado en el salón revelándola con una suave y aterradora caricia que, esa mujer había propiciado la muerte de su padre y hermano.

—Ella lo sabe, ella la guarda, lo ayudó ¡Mátala!. Ella lo sabe…

El recuerdo de la fría caricia que surcó su nuca y de aquella hueca voz que la instaba a matar a Lucía, se repetía incesante en su mente. Elena aterrada, estaba segura de que la mujer había presentido la presencia junto a ellas por la manera precipitada en la que se marchó.

No estaba loca lo había escuchado y sentido y aún lo hacía. Estaba totalmente segura, no estaban solas en la casa. Apoyada sobre la robusta madera de la puerta temiendo despegar su cuerpo de ella se dejó caer sobre el suelo donde escondió sus lágrimas en sus piernas mientras se abrazaba, recordando la fría y verde mirada de Lucía «Ella lo sabe, ella la guarda, lo ayudó ¡Mátala!. Ella lo sabe…» repetía una y otra vez.

. El miedo aún no la habían abandonado cuando al levantar la mirada, Elena se encontró de pie sobre el rellano a Manuela, vestida con su lánguido camisón blanco y la piel casi traslúcida, la miraba de manera fija y enloquecida como si ella también lo sintiera. La impresión de ver a su fantasmagórica madre logró arrancar un grito desesperado de su garganta antes de hacerla perder el conocimiento.

Continuará …………………

You May Also Like

0 Comments

¡Saludos! Les doy la bienvenida a mi espacio literario.¡No sean tímidos, pueden encontrar varias secciones!Antes de irte recuerda dejarnos un comentario y compartir nuestro espacio.

¡FORMA PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD!

//]]>