Sentimiento



El día que te tuve en mis brazos fue lo más hermoso, eras tan frágil como una hoja amarillenta, tierno como el lucero del alba y endemoniadamente perfecto para tu madre.

Escuche tu llamado, al oír ferozmente tu llanto que pedía mis brazos, acurrucado entre ellos, te perdiste en el vaivén de mis movimientos. Entonces te observé detalladamente y al comprender el regalo que dios me ha proporcionado unas lágrimas de felicidad, recorrieron mis mejillas sonrojadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Saludos! Les doy la bienvenida a mi espacio literario.¡No sean tímidos, pueden encontrar varias secciones!Antes de irte recuerda dejarnos un comentario y compartir nuestro espacio.

LIBROS PARA RESEÑAR

PINCHA AQUÌ